es.comp.os.linux.*

18/11/2017 - 20:38:03

Principal

es.comp.os.linux.*

Grupos
e.c.o.l.anuncios
Consejos
Historia
Anti-spam


Ayuda

Principiantes
FAQ
Glosario


Ocio

Habituales
Humor
Tira cómica


Sitio

Sobre esta web
Meta-FAQ
Declaración
Servicios
Mapa Web


Nuestros agradecimientos y reconocimiento a todas las personas cuyo esfuerzo hace que nos riamos un rato.


Mensaje original en formato texto

From: h2l@localhost.localdomain (H2L)
Newsgroups: es.comp.os.linux.misc
Subject: Perdon por el fuera de contexto
Date: Sat, 31 Mar 2001 16:04:43 GMT

Por fín, como no podía ser de otra manera, la revolución
informática ha llegado a Villarejo de la Cantera.
Cuando aquellos veraneantes de Madrid compraron los
ultramarinos de la Encarna, que en paz descanse,
nadie se imaginaba que iban a montar una tienda de
ordenadores. Cuando la inauguraron, mucho se especuló
en los circulos sociales del pueblo sobre lo que iban
a durar estos chicos.

Pero mire usted por donde, el primero en caer fué Maximino,
el del Hilario, que cuando vió aquello aparatos en el
escaparate, decidió que lo suyo era la cibernética.
Ya avisaba cuando de chaval, siendo monaguillo, les
enchufó una pila de petaca a las campanillas para que
sonaran solas. Malvendió el R-5 turbo y se compró un
ordenador de cuatrocientos pentiuns y noventa y ocho
guindos. ¿Para qué querrá tantos?, digo yo.
Ahora anda todo el día presumiendo que si la CNN dice o deja
de decir.

Poco después, por increíble que parezca, cayó la Eduvigis,
cuyas tetas de cuarentona siguen siendo el orgullo de la
comarca. Eduvita, que así la han llamado siempre, no
soporta a Maximino desde que, hace siete años, la dejara
plantada en el baile de San Antonio, para irse a la tapia
del cementerio con una de aquellas pelanduscas que solían
venir a pasar las fiestas.
Cuando se enteró de que Maximino se había convertido en un
experto en Guindos, pidió en la tienda algo más fuerte.
Ahora la que presume es ella, con lo que llama Demian, o
algo parecido, como la película aquella de poseídos.
Todos le decíamos que cómo era que se había comprado un
ordenador con el mismo nombre que el hijo del diablo.
Ella, muy ufana, contestaba que el verdadero hijo del diablo
era ese Bil Geits que sale tanto en la tele, que Maximino
era su acólito y que ella, al contrario, era una "linus
yuser", como los auténticos "jaquers", que supongo que serán
algún grupo musical.

Marcial, el alcalde, pensó que comprar un par de ordenadores
para la escuela les vendría bien a los chavales. Ahora
vuelven a casa hablando de la NASA, de tenistas femeninas y
de un tal "cueik" que no se quién es. Pero siguen
igual de ceporros. O sea que los ordenadores, de
momento, no hacen milagros.

El pueblo ha cambiado mucho desde aquellos años en que solo
había dos telefonos. Todos tienen ordenador y andan
conectados a la dichosa Internet. Ya no van por la calle
pregonando a voces la comidilla. Ahora usan el correo
electrónico cifrado con "pegepé" para ponerse a caldo unos a
otros. La Compañía ni siquiera se ha molestado en arreglar
la cabina telefónica, cuando la partió un rayo el verano
pasado. Dicen las malas lenguas que fue obra de Eduvita,
invocando las fuerzas ocultas del Demian ese.
Si es cierto, el malasombra de Maximino debería de andarse
con ojo, porque está cardíaca perdida desde que se enteró
que había propagado un virus de correo bajo el asunto de
"Eduvita en top-less". Picó todo el pueblo.

Naturalmente, los de la tienda de ordenadores se volvieron
a forrar, esta vez vendiendo antivirus, y han abierto un
cibercafé, justo enfrente, que ha tenido un éxito
arrollador. Tanto es así, que ha habido que cerrar el Casino
por falta de clientela.
Localhost se llama, que traducido al cristiano
significa "El local de host". ¡Pues vaya nombre tan vulgar!.
Es como llamarse "Mercería de Benito y Luisa". Pensaba yo
que éstos de la informática eran más originales.

El caso es que las tertulias del domingo, en el nuevo
cibercafé, son muy entretenidas. No huele a Castellana ni a
humo de farias. Ni se habla de como viene la cosecha de uva
este año, ni de la plaga de procesionaria, ni de fútbol ni
de toros. Huele a plástico y limpiacristales. Y se habla de
megaherzios, pixels, kernels, de cómo matar procesos hijos
que se han quedado "zombis" y de como hacer "bouncin" a los
"espamers".
Y eso es lo que se oye, que en el reservado andan siempre las del
Circulo de Damas Católicas, seguro que comadreando sobre
cómo entrar en el ordenador del Alcalde, crakearle la
"pasguor" con "Jon de Riper" y meterle el "Misere" para que
le suene cuando haga "login".
¡Qué cosas!
Y es que los tiempos cambian una barbaridad.
__________________________________________________


Ultima actualizacion: 26/10/2003 - 12:08:13
Autor(es): Andrés Herrera
Cualquier problema en las páginas diríjase al Webmaster

El proyecto escomposlinux.org está dedicado a la memoria de tas